La izquierda no aprende

Uno a veces desea que las cosas cambien. Que el ritmo de la vida se altere con un eslabón perdido, con una muesca de la historia, con un sobresalto en la cadena que nos conduce a la rutina. Y en política, esos cambios solo pueden venir por la izquierda, porque por la derecha la senda de la historia tiene un hondo calado que no se aparta un ápice del orden establecido, desde tiempos pretéritos.

La derecha de ahora difiere de la derecha de siempre en lo sustancial, que aporta la modernidad de los tiempos, pero en la base sigue siendo primigenia en todos sus conceptos y consecuencias. En cambio en la izquierda, todo se vuelve convulso, más agitado, más creativo, más vivo, si se quiere, pero con el mismo carácter utópico que la define como revolucionaria. Pero sucede, que el mundo camina a un ritmo tan vertiginoso, que nos resta tiempo para leer, para entender el por qué de las cosas, el devenir de los acontecimientos, y ello nos conduce a caer, una y otra vez, en errores que ya se tenían por superados, partes de la historia donde las desavenencias entre quienes tienen que aplicar un ideario común no se ponen de acuerdo y al final todo acaba en desastre.

58

Me cuesta creer, pero no tengo más remedio, que en el siglo XXI los políticos de izquierda caigan en los mismos errores de sus antepasados del siglo XIX. Me cuesta creer que profesores de ciencias políticas e historiadores no se hayan parado a pensar o analizar que las consecuencias de la división interna que padecen partidos como el PSOE o Podemos, tienen un referente en los líderes de las dos repúblicas que ha tenido este país. El partido socialista se desmorona entre golpes de estado y de pecho, entre entonaciones al mea culpa y la soberbia de quienes están dispuestos a arrastrar unas siglas e ideales centenarios, a costa de no sucumbir ellos. Del mismo modo actúa Podemos, donde el 15M dejó de ser el espíritu que movía a las masas, para convertirse en casta y caspa del papel couché.

14783438029343

Podemos no puede. El referente de la izquierda entre los jóvenes y los desfavorecidos socialmente no encuentra acomodo. El espíritu de quienes luchan por crear un mundo más justo y mejor no encuentra unanimidad entre los dirigentes de la formación morada, sea cual sean sus apéndices y extravagantes modos de gobernar. Probablemente, porque ninguno de ellos ha estudiado historia y ha tratado de corregir los errores que sistemáticamente se cometen en la izquierda, con luchas intestinas que dividen y seccionan cualquier intento de caminar unidos frente a un enemigo común, mientras que la derecha no deja margen para especulaciones y mantiene sus filas quietas y prietas, cortando de raíz cualquier intento de secesión.

actualidad_155245262_16232686_1706x960

La izquierda no aprende. Ni la moderada ni la reaccionaria, y mucho menos la anticapitalista en un mundo donde el poder tiene el color del dinero. La izquierda, en nuestro país, está perdiendo un tiempo valiosísimo en guerras tribales, en medidas antipopulares y necias que retratan a cada uno como lo que es. Total para dejar pasar cuatro años en anécdotas y titulares de prensa, mientras se desangran por dentro y se permite que crezca la desidia y el descontrol más absoluto, mientras desde las tribunas de oradores se ofrece todo lo contrario. Como si las buenas palabras que engañan a un mundo mediocre, fuese el bálsamo de fierabras que pueda curar los males de una sociedad dormida como la nuestra.

Mientras la izquierda no aprenda de los errores pasados, estamos irremediablemente atados, de pies y manos, para luchar contra la corrupción que asola la vida política, la vanidad y el despropósito de sus dirigentes y el entreguismo de lo público a manos privadas, que nos restan cada día un poco más como personas y un poco menos como españoles. Mientras la izquierda no aprenda.

Anuncios

Acerca de Ismael Álvarez de Toledo

Ismael Álvarez de Toledo (Tomelloso, España, diciembre de 1956) se dedica en exclusiva al periodismo y la literatura, tras ejercer durante más de veinte años como funcionario del Estado. Desde muy joven tiene inquietudes artísticas, escribe cuentos y esbozos literarios. Participa en numerosos encuentros culturales que le permiten desarrollar su capacidad imaginativa e intelectual con jóvenes de la época y, somete a crítica la actualidad política en España, algo que ha venido haciendo en prensa escrita a lo largo de los años. Ha ejercido su labor periodística en varios gabinetes de prensa de la administración. Asiduo colaborador de periódicos y revistas como ABC, Diario Vasco, Tribuna de Albacete, Diario Montañés, Lanza, Pasos, El Ideal de Granada, Canfali, Diario Crítico, etc. Columnista en El Mercurio, La Nación, de Chile, el Caribeño News, el Globo News. Iás Información y Diario Crítico, entre otros. Como comentarista político ha publicado más de setecientos artículos. Es autor, así mismo de numerosos escritos sobre gastronomía y viajes. Diálogo Interior (1994), Diario de una terrorista (2013) son títulos que siguen presentes en los estantes de las librerías, y consolidan una carrera literaria más allá de nuestras fronteras, donde ha recibido importantes galardones literarios. Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Escritores. Coordinador General de Encuentros Literarios. Alcaide de honor del Castillo de Peñafiel, en Valladolid. Medalla Fray Luis de León, del Excmo. Ayuntamiento de Belmonte, en Cuenca.
Esta entrada fue publicada en Archivos 2017, Opinión, Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s