A propósito de agosto

Solemos identificar el verano con el tiempo de asueto y relax que nos proporciona la falta de actividad laboral. El verano tiene un tiempo determinado, que va desde junio a septiembre. Sin embargo, el veraneo suele corresponder, en gran medida, al periodo vacacional, al tiempo que pasamos en la playa, en la montaña o en el pueblo de nuestros abuelos, y que se localiza, generalmente entre los meses de julio y agosto.

Agosto era antiguamente un mes dormido. Un mes donde las calles de las grandes ciudades aparecían desiertas, y la escasa actividad social venía generada por los turistas. Las empresas cerraban en agosto, la actividad del campo se paralizaba hasta la fecha de la vendimia, y agosto se convertía en un mes neutro en el calendario, una hoja sin sentido, que sólo recordaba los cientos de fiestas patronales que se celebran este mes, precisamente por la afluencia de público en los lugares donde se celebran.

2007_09 17 resumen fiestas 209

En agosto las cosas que durante el resto del año nos pasan desapercibidas cobran sentido. Dejamos atrás las grandes ciudades y cambia el panorama por completo. Por la noche, los luceros, enormes, te lapidan los ojos con una lluvia de piedras rutilantes, y de los huertos y jardines se levanta un perfume dulce, embriagador. El mar, que en meses anteriores rugía, se calma, como invitándonos a bañarnos en el y, por las noches, un surco de pétalos brillantes lo separa del firmamento infinito.

España entera está dormida o en fiestas; las playas abarrotadas, los pueblos multiplicados, con una actividad inusual, despertando las entrañas de las casas blancas que trepan hasta las vetustas iglesias, de cuyo reloj caen lentas las horas; plazas desiertas con fuentes que susurran, bestias que mugen asustadas por el bullicio, el rumor de unos pájaros que vuelan perturbados de un árbol a otro. La montañas solitarias se llenan de paseantes. En los pueblos, la tradición conserva su norma de vida y su estilo, con sus fiestas en torno a la Virgen, a un santo, a los toros; si, España es taurina desde sus ancestros, desde aquella vez que los íberos atacaron las tropas cartaginesas de Amílcar Barca, después de acosarlo con una manada de toros armados con teas encendidas en los cuernos, estratagema ibérica que a su vez Aníbal practicó en las campañas contra Roma.

1373883786_0

La grandeza de los españoles reside en que no somos de ciudad, porque las ciudades no tienen alma, y los que habitamos en ellas perdemos el sentido de la humanidad. Los españoles, a poco que rasques en la piel de cada uno, somos de pueblo. ¿Qué puede haber más maravilloso que ser o tener un pueblo? La suerte de España, es que tiene muchos pueblos maravillosos, distintos, peculiares. Pueblos con mar, con montaña; los más afortunados, pero la mayoría, están en secarrales inmensos, inhumanos, donde el cielo y el suelo se aplasta hasta dejar a sus habitantes pegados o aletargados en las horas diurnas, pero por la noche todo cambia, y con el primer descenso de grados centígrados la gente se echa a la calle a compartir el fresco y los alimentos, a compartir experiencias y sueños rotos y, así, llega la madrugada ensoñando, viviendo, recordando…. mientras alguien, en algún lugar, besa una boca fresca y ahuyenta el sueño de los ojos.

plaza_mayor_de_la_alberca

La España interior también es un entramado de ríos y lagunas, como un cuerpo humano que necesita de esa sangre para vivir, para regar sus campos, para dar vida a sus bosques y praderas. Pero sobretodo España es un país volcado al mar, un mar que nos recibe ansioso, como si fuese cómplice de nuestra agonía mundana y quisiera satisfacer toda nuestra avaricia vacacional, bajo una atmósfera tan limpia y pura que todo nuestro interior queda esclarecido y diáfano.

En agosto, ni por un instante conseguimos tener en reposo los sentidos. Cerramos los ojos y el sol se nos cuela por los párpados, dulcísimo, como un soplo apasionado e incontenible de vida. Da igual en el lugar que nos encontremos, el sol siempre nos encuentra a nosotros, ya sea en el mar o en los pueblos, nos agobia y abruma en las calles del interior, sin árboles, llenas de luz y de cielo. En agosto recordamos que somos humanos, que procedemos de la tierra, que nuestras raíces siguen estando frescas y vivas en aquel lugar pretérito de nuestra infancia, quizá la de nuestros abuelos, pero que es nuestra merced a sus vivencias y recuerdos. En agosto, nos despojamos de esa apariencia inhumana y caduca, para ser tímidamente nosotros mismos, para mostrarnos como ensoñamos el resto del año. Porque una vez nada más, la vida surge en agosto.

Acerca de Ismael Álvarez de Toledo

Ismael Álvarez de Toledo (Tomelloso, España, diciembre de 1956) se dedica en exclusiva al periodismo y la literatura, tras ejercer durante más de veinte años como funcionario del Estado. Desde muy joven tiene inquietudes artísticas, escribe cuentos y esbozos literarios. Participa en numerosos encuentros culturales que le permiten desarrollar su capacidad imaginativa e intelectual con jóvenes de la época y, somete a crítica la actualidad política en España, algo que ha venido haciendo en prensa escrita a lo largo de los años. Ha ejercido su labor periodística en varios gabinetes de prensa de la administración. Asiduo colaborador de periódicos y revistas como ABC, Diario Vasco, Tribuna de Albacete, Diario Montañés, Lanza, Pasos, El Ideal de Granada, Canfali, Diario Crítico, etc. Columnista en El Mercurio, La Nación, de Chile, el Caribeño News, el Globo News. Iás Información y Diario Crítico, entre otros. Como comentarista político ha publicado más de setecientos artículos. Es autor, así mismo de numerosos escritos sobre gastronomía y viajes. Diálogo Interior (1994), Diario de una terrorista (2013) son títulos que siguen presentes en los estantes de las librerías, y consolidan una carrera literaria más allá de nuestras fronteras, donde ha recibido importantes galardones literarios. Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Escritores. Coordinador General de Encuentros Literarios. Alcaide de honor del Castillo de Peñafiel, en Valladolid. Medalla Fray Luis de León, del Excmo. Ayuntamiento de Belmonte, en Cuenca.
Esta entrada fue publicada en Archivos 2015, Naturaleza, Opinión, Reflexiones, Reseñas Literarias, Turismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s