Gibraltar; la eterna discordia

Desde que me alcanza la memoria, y ya es larga, siempre ha existido un tira y afloja entre España y el Reino Unido a cuenta de Gibraltar. Si nos remontamos a la historia, allá por 1704, nos encontraremos la verdadera causa por la que a España le fue robado Gibraltar, como corresponde a los piratas ingleses de aquella época y, la impotencia militar de un país sumido en guerras internas -para no variar- que defendía distintos postulados de pretendientes extranjeros al trono. Aunque las hostilidades terminaron en 1713, con la firma del Tratado de Utrecht, que dejaba las cosas más o menos claras, la posesión británica de Gibraltar ha seguido levantando ampollas hasta nuestros días, merced a la chulería y el despotismo con el que los ingleses caminan por el mundo, y la sumisión y la bravuconería barata de los políticos españoles, de todos los tiempos. Pero la historia de España, es así, una historia de luchas internas, de perdedores, compleja y estúpida.

gibraltar

Lo cierto es que con el robo de Gibraltar a manos de George Rooke, mitad pirata, mitad almirante, no perdíamos nada, estratégicamente hablando, ya que conservamos las plazas de Ceuta y Melilla para el control del Estrecho. Y, en cambio, para los habitantes del Campo de Gibraltar, todo han sido ganancias desde entonces, ya que el territorio del Peñón ha estado ocupado, casi siempre, por piratas, ladrones, comerciantes y, gente de mal vivir, de un origen muy heterogéneo, como corresponde a territorios sin control, ya que ingleses de pura cepa, no ha vivido allí nunca ninguno.

Me recuerda Gibraltar a la serie de televisión “Black Sails”, donde los piratas hacen de Nassau; en Bahamas, un territorio de libre comercio, dependiente de Inglaterra, pero con costumbres y gobiernos propios de la piratería. Esta circunstancia ha servido, desde antiguo, para que muchos de los habitantes de La Linea, Algeciras, San Roque, Los Barrios, etc. vivan del comercio y el trapicheo de tabaco y alcohol que genera la economía del Peñón. Una economía basada en la supervivencia, y sobre la que España, ha cubierto un tupido velo, por ser incapaz de lograr la industrialización del Campo de Gibraltar, hasta época muy tardía.

6a00e552985c0d883301901eb4bf6e970b-500wi

Durante los casi 300 años que han pasado desde la toma del Peñón, España ha intentado recuperar por vías diplomáticas Gibraltar, siempre resultando los intentos infructuosos. Con la llegada de la descolonización, fueron muchos los países que criticaron duramente el carácter colonial del enclave, algo a lo que los británicos respondieron con más chulería aún, repoblándolo y pasando a denominarlo Territorio de Ultramar. Ni las resoluciones de Naciones Unidas, ni las de otros organismos internacionales, entre ellos, la Unión Europea, han servido para que los hijos de… la Gran Bretaña, se apeen del burro, y cedan por derecho lo que no les corresponde, más que por un acto de piratería pura y dura.

En mi juventud, la verja permanecía cerrada por decisión de Franco, y personalmente, considero que así debería haber seguido por los siglos de los siglos, incluyendo al mismo tiempo, el espacio aéreo y las aguas territoriales y, que hubiese salido el sol por Antequera. Pero con la llegada del gobierno socialista de Felipe González, los habitantes del Campo de Gibraltar hicieron valer la supervivencia de muchas familias a cuenta del pirateo con Gibraltar, y la verja se abrió, y a Felipe lo empezaron a querer mucho los ingleses en los foros internacionales, y poco a poco se fueron adueñando los llanitos de más palmos de terreno.

1338186939_g_0La realidad, a día de hoy, es que Gibraltar es un grano en el culo de la Unión Europea, que el día menos pensado nos va a traer un disgusto gordo, a cuenta de los rifi rafes entre las Fuerzas de Seguridad del Estado, que como antaño, siguen persiguiendo a los piratas, y los municipales de la Roca, que no se enteran de donde se esconden. Todo sucederá cuando alguno de los policías, de cualquier lado, amanezca con el cable cruzado y se líen a tiros entre ellos.

Gibraltar, al margen de ser el destino bucólico de los ingleses que aman España y se divierten en la Costa del Sol, de ser el paraíso fiscal donde los sinvergüenzas lavan su dinero, y un punto estratégico de la OTAN para el control del norte de África y el Oriente Medio, sigue siendo un escondrijo de piratas de todo el mundo. Un lugar donde se almacenan y distribuyen cantidades elevadas de productos ilícitos, y cuya frontera (protagonista del 60% de las actuaciones policiales) es el principal coladero. Así lo denunció la Unión Europea, que abrió incluso una investigación.

Gibraltar, no sólo debería dejar de ser una reivindicación territorial, por usurpación, en el Reino de España, sino que debería dejar de ser la vergüenza de Europa, por lo que representa su economía. Y es lamentable saber, que si los amos de los piratas fuesen otros, otro gallo cantaría.

Acerca de Ismael Álvarez de Toledo

Ismael Álvarez de Toledo (Tomelloso, España, diciembre de 1956) se dedica en exclusiva al periodismo y la literatura, tras ejercer durante más de veinte años como funcionario del Estado. Desde muy joven tiene inquietudes artísticas, escribe cuentos y esbozos literarios. Participa en numerosos encuentros culturales que le permiten desarrollar su capacidad imaginativa e intelectual con jóvenes de la época y, somete a crítica la actualidad política en España, algo que ha venido haciendo en prensa escrita a lo largo de los años. Ha ejercido su labor periodística en varios gabinetes de prensa de la administración. Asiduo colaborador de periódicos y revistas como ABC, Diario Vasco, Tribuna de Albacete, Diario Montañés, Lanza, Pasos, El Ideal de Granada, Canfali, Diario Crítico, etc. Columnista en El Mercurio, La Nación, de Chile, el Caribeño News, el Globo News. Iás Información y Diario Crítico, entre otros. Como comentarista político ha publicado más de setecientos artículos. Es autor, así mismo de numerosos escritos sobre gastronomía y viajes. Diálogo Interior (1994), Diario de una terrorista (2013) son títulos que siguen presentes en los estantes de las librerías, y consolidan una carrera literaria más allá de nuestras fronteras, donde ha recibido importantes galardones literarios. Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Escritores. Coordinador General de Encuentros Literarios. Alcaide de honor del Castillo de Peñafiel, en Valladolid. Medalla Fray Luis de León, del Excmo. Ayuntamiento de Belmonte, en Cuenca.
Esta entrada fue publicada en Archivos 2015, Destacados, Noticias, Opinión, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gibraltar; la eterna discordia

  1. Pirata de mucha honra dijo:

    Ismael, tendras muchos titulos y honores pero tu articulo es mitad insulto, mitad medias verdades basadas en topicos y demonstrado una ignoranica completa de la realidad de Gibraltar y de esta feliz zona del mundo

    A ver si te retiras ya y te vas de paseo al campo alli por Tormelloso porque Gibraltar nunca lo veras espanyol

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s