En tren por la Costa Brava

La Costa Brava es el nombre con que se conoce a la zona costera de España, que empieza en la frontera con Francia; en Portbou, y acaba cerca de Blanes, en la desembocadura del río Tordera. Sobre un paisaje agreste y escarpado que caracteriza gran parte de la zona costera. Una zona de paso y asentamiento para numerosos pueblos y culturas, y la puerta de entrada en la Península desde la Europa mediterránea. La gran cantidad de restos históricos de la zona son testimonio de este hecho.

mapa_final_web2014_7

Bajando hacia Barcelona desde la frontera francesa por la parte del mar, los pueblos costeros flotan en blanco y azul. Cadaqués, en cuya poética blancura soñó extasiado Dalí su arte. Es una localidad que atrae muchas visitas, pero no se ha masificado y sigue manteniendo su aspecto de pueblo de pescadores. Los montes están poblados de pinos. San Felíu de Guixols, Tossa de Mar. Acá y allá, en la noche clarísima, surgen viejos castillos. Casas pequeñas y blancas, con las ventanas entornadas, bajadas sus verdes persianas, jardines y huertos con geranios y hortalizas, plazas llenas de anuncios de festejos taurinos, bonitas playas acogedoras nos transmiten la fiebre del desnudo, el desvarío del agua salada y fresca nos muerde en el pecho y junta en succión sus labios con los nuestros.

La primera percepción que nos llega, es que hay derramado en estos pueblos un sentimiento erótico, casi pornográfico, del sentido libre de la vida, frente a las ataduras firmes y tercas que imperan en Castilla. En verano, ni por un instante conseguimos tener en reposo los sentidos. Cerramos los ojos y el sol se nos cuela por los párpados, dulcísimo, como un soplo apasionado e incontenible de la vida. Crees que vas a hallar una relajación en sus playas, en la Costa Brava, tumbado junto al mar de aguas azules y profundas.

PrImg_4133

El tren avanza por entre las altas arboledas que se beben el cielo y la maraña de ramas y arbustos donde el caballo de hierro encuentra su guarida. De vez en cuando, asoma la cabeza por entre algunos charcos de luz, y aparecen amontonados los lugares que antes permanecían ocultos por los troncos de los árboles. Aparecen las viejas piedras de las casas, bañadas de luz y de recuerdos perdurables. Reposan bajo tenues sombras y, por las tardes, relumbran.

Como relumbra la cal de sus paredes y la fina arena junto a las aguas luminosas. Tiendecillas de caramelos y de helados, junto a las estaciones; gentes indolentes, de piel morena y blancos dientes, que entran y salen de los establecimientos y hoteles cercanos. Me gusta de admirar lo que sucede, desde la puerta de la estación, porque el contraste es aquí continuo. Lo antiguo y lo moderno se unen, dialogan o riñen. Y no sólo los seres animados, sino también los inanimados. En Tossa de Mar, por ejemplo, que parece vivir apartada en un rincón de gloria medieval, los hoteles álzanse gigantescos, mientras que la ciudad antigua de pequeños edificios, se bate en retirada hacia el castillo. Sus noches son de las que saben inundar el alma de poesía y de serena belleza.

media-distancia-wikimedia-commons-PeterElektro

A tan sólo una hora de tren de la Estación de Sants se encuentra Sant Pol de Mar. Este hermoso pueblo y centro de veraneo por excelencia de los catalanes, es pequeño pero acogedor. Forma parte de la comarca del Maresme, en la provincia de Barcelona.

Anteriormente fue un pueblo de pescadores, antes de que las clases pudientes catalanas lo descubrieran para convertirlo en lugar vacacional y de recreación. No obstante, no han llevado grandes capitales ni instalaciones hoteleras de gran envergadura, por lo que el espíritu del pueblo permanece intacto, con embarcaciones pequeñas, villas bonitas y construcciones religiosas como la iglesia de Sant Jaume y la Ermita de Sant Pau.

Acerca de Ismael Álvarez de Toledo

Ismael Álvarez de Toledo (Tomelloso, España, diciembre de 1956) se dedica en exclusiva al periodismo y la literatura, tras ejercer durante más de veinte años como funcionario del Estado. Desde muy joven tiene inquietudes artísticas, escribe cuentos y esbozos literarios. Participa en numerosos encuentros culturales que le permiten desarrollar su capacidad imaginativa e intelectual con jóvenes de la época y, somete a crítica la actualidad política en España, algo que ha venido haciendo en prensa escrita a lo largo de los años. Ha ejercido su labor periodística en varios gabinetes de prensa de la administración. Asiduo colaborador de periódicos y revistas como ABC, Diario Vasco, Tribuna de Albacete, Diario Montañés, Lanza, Pasos, El Ideal de Granada, Canfali, Diario Crítico, etc. Columnista en El Mercurio, La Nación, de Chile, el Caribeño News, el Globo News. Iás Información y Diario Crítico, entre otros. Como comentarista político ha publicado más de setecientos artículos. Es autor, así mismo de numerosos escritos sobre gastronomía y viajes. Diálogo Interior (1994), Diario de una terrorista (2013) son títulos que siguen presentes en los estantes de las librerías, y consolidan una carrera literaria más allá de nuestras fronteras, donde ha recibido importantes galardones literarios. Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Escritores. Coordinador General de Encuentros Literarios. Alcaide de honor del Castillo de Peñafiel, en Valladolid. Medalla Fray Luis de León, del Excmo. Ayuntamiento de Belmonte, en Cuenca.
Esta entrada fue publicada en Archivos 1985, Turismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s