El legado cervantino de García Pavón

Ahora nos brindan, de nuevo, la oportunidad de pasear la vista por el imaginario mundo de Francisco García Pavón; recuperar el tiempo ido, no tanto, regresar a la literatura afectiva, íntima, sensorial, con paisaje propio. Nacer de nuevo a la narrativa olvidada, ágil, dinámica y libre de un autor, de un soñador, de un artista del cuento y la novela. Porque eso es lo que encontramos tras las páginas nuevas, recientes, de esta esperada edición, con olor a imprenta moderna, arte, esencia del espíritu de la novela.

Ahora que se me plantea escribir algo sobre mi admirado Pavón, descubro con gozo, el sentimiento íntimo de su obra. Otros, quizás escriban unas páginas rememorando al artista, al paisano, al amigo. Los que le conocieron y departieron tertulia con él, dirán que era un amigo de los amigos, entrañable, afable, algo tímido. Los que como yo sólo le conocimos paseando por la plaza, la glorieta de la iglesia y, la calle de doña Crisanta –hasta la cruz verde-, sólo podemos referirnos a su obra. Pero no a la parte superficial que conocen la mayoría de los tomelloseros, a los que un día sorprendieron las cámaras del cine, retratando irónicamente su pasado histórico, o esos que no conocen ni una cosa ni la otra; que no sienten preocupación por lo que hacen o dejan de hacer sus paisanos, pero eso sí, no dudan en apuntarse al carro de la tomellosería más elemental cuando alguien –lógicamente de fuera- se deshace en elogios hacia uno de los nuestros. Y es que esto de ser manchego, es algo muy especial.

plinio

A mi me gustaría dibujar con palabras escritas, el legado cervantino que subyace en la obra literaria de García Pavón. Primero; la novela, tratada con un inquebrantable idealismo que confiere al autor las notas características de su personalidad. Una obra desconocida, con título distante, más que lejano, porque el autor conserva en Cerca de Oviedo la virginidad interior, ajeno como el hidalgo manchego a mezquindades y malicias.

Probablemente en esa época, se empieza a forjar el espíritu de la hidalguía, que más tarde reconocemos en la extensa obra de García Pavón. Guiado por su vocación de escritor, desarrolla sobre su experiencia cotidiana el peso fundamental de la estructura de sus piezas de ficción.

Después, con una trayectoria literaria amplia, trata la narrativa con un absolutismo total, puesto que escribe de forma instintiva, cala hasta la entraña del destino humano del personaje y lo presenta al lector, como de carne y hueso.

frontal-plinio

Pero es ciertamente, en los cuentos y novelas sobre Manuel González; alias Plinio, donde Pavón ha recogido el fruto de su cosecha, metiéndolo en el mítico granero de la leyenda. Vuelve a sus ancestros y recupera un personaje único de la narrativa contemporánea. Recobra su antigua personalidad tomellosera y, a lo largo de esta nueva trayectoria resplandecen aventuras del personaje.

Un trabajo arrogante, frente a la sociedad rural que lo contempla; con optimismo trágico a veces, que brota incontenible de su mundo interior y que cabalga -como el Quijote-, a lomos de los más adversos avatares, con una soledad conmovedora que llena la obra de acentos de dramático monologo.

A mi juicio, reconozco en la obra de Pavón, un legado cervantino, donde Plinio, recobra su antigua personalidad y, vuelve a ser Alonso Quijano. Donde Sancho Panza, es un don Lotario cualquiera a la sombra del Quijote. Éste flaco, ascético, fruto de la meditación y de la soledad; aquel, bajito, rechoncho, hombre que no cree sino en la realidad de lo sensible y, que le hace ver cuánto más cómodo y provechoso sería si tuviera en cuenta sus premoniciones.

Don Lotario; como Sancho Panza, padece de una tentación simplista, de lógica contundente y realista, que magnetiza con el Quijote; ayer, hoy a Plinio. En ambas obras se da el formato clásico de los antiguos libros de caballerías. Es la confrontación o el diálogo del sueño con la realidad, que se mofa del espíritu de la hidalguía medieval, donde como Cervantes, se entrega a veces a lo burlesco y, otras, a lo dramático.

Al recuperar, de nuevo, las obras completas de Francisco García Pavón, podemos estudiar mejor el sentimiento literario que imprime en cada una de las páginas. Descubrir con una simplicidad total, las palabras del maestro Azorín: No nos interesa la realidad. Lo que interesa es soñar.

Anuncios

Acerca de Ismael Álvarez de Toledo

Ismael Álvarez de Toledo (Tomelloso, España, diciembre de 1956) se dedica en exclusiva al periodismo y la literatura, tras ejercer durante más de veinte años como funcionario del Estado. Desde muy joven tiene inquietudes artísticas, escribe cuentos y esbozos literarios. Participa en numerosos encuentros culturales que le permiten desarrollar su capacidad imaginativa e intelectual con jóvenes de la época y, somete a crítica la actualidad política en España, algo que ha venido haciendo en prensa escrita a lo largo de los años. Ha ejercido su labor periodística en varios gabinetes de prensa de la administración. Asiduo colaborador de periódicos y revistas como ABC, Diario Vasco, Tribuna de Albacete, Diario Montañés, Lanza, Pasos, El Ideal de Granada, Canfali, Diario Crítico, etc. Columnista en El Mercurio, La Nación, de Chile, el Caribeño News, el Globo News. Iás Información y Diario Crítico, entre otros. Como comentarista político ha publicado más de setecientos artículos. Es autor, así mismo de numerosos escritos sobre gastronomía y viajes. Diálogo Interior (1994), Diario de una terrorista (2013) son títulos que siguen presentes en los estantes de las librerías, y consolidan una carrera literaria más allá de nuestras fronteras, donde ha recibido importantes galardones literarios. Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Escritores. Coordinador General de Encuentros Literarios. Alcaide de honor del Castillo de Peñafiel, en Valladolid. Medalla Fray Luis de León, del Excmo. Ayuntamiento de Belmonte, en Cuenca.
Esta entrada fue publicada en Archivos 1994, Destacados, Literatura, Opinión, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s