Entrevista a Ismael Álvarez de Toledo

De ‘Diálogo interior’ a ‘Diario de una terrorista’: Entrevista a Ismael Álvarez de Toledo

José Sarzi Amade y Leonor Taiano Campoverde entrevistan al periodista y escritor Ismael Álvarez de Toledo [1], quien explica las particularidades de sus textos Diálogo interior Diario de una terrorista y las razones que le condujeron a escribir ambos textos.

 Ismael Álvarez de Toledo y Perales (1956) es un periodista y escritor español. Ha colaborado en diversos medios de prensa escrita de España y Latinoamérica [i].

En cuanto a su producción literaria, hasta el momento ha publicado dos libros, Diálogo interior Diario de una terrorista, textos que le han permitido obtener diversos premios literarios nacionales e internacionales, entre los que destacan el que otorga la Comunidad Andina de Trapiche (Chile) y el Premio de las Letras del Ayuntamiento de Finestrat (Alicante).

Además, pertenece a la Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha, a la Unión de Periodistas Españoles y a la Asociación de Periodistas Iberoamericanos y es miembro a su vez de varias asociaciones literarias: Parcela de la Mancha, Aula Julio Cortazar, Aula Juan Alcaide, Media Fanega, etc. Por otra parte, ha recibido diversas condecoraciones, entre las que resalta la medalla de Fray Luis de León (Ayuntamiento de Belmonte en Cuenca).

Ismael Álvarez de Toledo y Perales es también miembro numerario de varias Órdenes Militares de España, del Real Oratorio del Caballero de Gracia, Presidente de la Cofradía del Queso Manchego, miembro de la Hermandad de antiguos Caballeros Legionarios, del club Militar Las Lanzas, Secretario General de la Federación de Cofradías Gastronómicas de las Regiones de España, Alcaide de Honor del Castillo de Peñafiel [ii].

Revista Mito: Ante todo, muchas gracias por haber aceptado esta entrevista.

Ismael Álvarez: Muchas gracias a ustedes por hacérmela en su prestigiosa revista cultural.

Revista Mito: Usted ha publicado dos libros que corresponden a diferentes etapas de su vida ¿Qué diferencias y analogías existen entre ellos?

Ismael Álvarez: Lo que diferencia a uno de otro es, sin duda, el término literario; uno es un ensayo, una reflexión filosófica de la existencia, con diálogos entre distintas entidades espirituales. En cambio, en el segundo libro, abordo una cuestión histórica, que aunque podría enmarcarse, literariamente hablando, dentro de la narrativa contemporánea, adopta matices novelados, para acercar más al lector aquellos detalles escabrosos fruto de un relato basado en hechos reales.

Analógicamente hablando, de una manera literaria, no tienen ningún parecido; ni en temática, ni en el tiempo, incluso en el nombre que adopto en cada uno de ellos para identificar al autor.

Revista Mito: Efectivamente, un aspecto paratextual que nos llamó la atención de ambos textos es que presentan dos variantes de su nombre. En el primero usted firma con el nombre Ismael Álvarez Perales, mientras que en el segundo firma con el nombre que todos lo conocemos, es decir Ismael Álvarez de Toledo. ¿A qué se deben estas variantes?

Ismael Álvarez: Bueno, estas variantes han sorprendido a todos los que me conocen desde siempre y, de alguna forma, es la pregunta que siempre sale en los círculos más próximos y en mi entorno de amigos. En 1994, cuando ve la luz mi primer libro Diálogo Interior, aún no tenía claro que tendría una actividad literaria tan prolífica, como ha sido posteriormente, por lo tanto, no me importaba publicar, no sólo libros, –  tengo más de 1.200 artículos periodísticos- , con mi nombre de nacimiento, pero en los años venideros surgió en España un escándalo político que tenía como protagonista a un individuo llamado Ismael Álvarez, por lo que al identificarme en muchos lugares, tendían a confundirme con dicho individuo. Se daba, entonces, la circunstancia de que mi residencia era la ciudad de Toledo y, para evitar confusiones, en lo sucesivo, y teniendo en cuenta que mi actividad pública iba in crescendo, adopté  a mi apellido el nombre de mi ciudad, para evitar la “molesta” confusión. No obstante he de decir, que en España los apellidos patronímicos son compuestos, desde su raíz morfológica y que es en los últimos 100 años cuando han experimentado un cambio singular, dependiendo de la localización geográfica o la importancia del tronco familiar.

Revista Mito: Hablemos de su primer libro, Diálogo interior, ¿Por qué decidió escribir este libro de índole filosófica?

Ismael Álvarez: La inspiración que me llevó a afrontar este primer reto literario, tuvo que ver con la muerte de mi padre. A ello, se unió el fatal accidente que describo en la primera parte del libro, y que me causó una profunda impresión. No era capaz de entender cómo se podía ir, una vida tan joven con tanta simpleza; sin motivo ni argumento. Todo ello, me llevó a una serie de consideraciones acerca de nuestra existencia, sin otro propósito que el entendimiento racional, ya que ni era, ni soy versado en filosofía, pero sí que me había acercado, someramente, al estudio del comportamiento humano en determinadas situaciones en las que el sujeto se muestra reacio a aceptar doctrinas religiosas o cuestiones que tienen que ver con la ética y la moral.

portada

A todo ello debo sumar, de forma casual, encontrarme con la amistad de Germán de Argumosa, un reputado parapsicólogo y estudioso de las conductas paranormales del individuo, quien me animó a publicar Diálogo Interior, en la creencia de que nadie antes –desde Platón- había realizado un estudio tan singular, de los diálogos entre el yo y la entidad subconsciente.

Revista Mito: ¿Fue fácil hacer filosofía en forma dialógica?

Ismael Álvarez: Sinceramente, cuando me enfrenté al reto de escribir Diálogo Interior, no pensé que estuviera haciendo filosofía. Tenía claro, eso sí, que no era una narración al uso, sino que se trataba de un libro con una importante carga de profundidad, que me iban a llevar al estudio y análisis de lo que grandes filósofos habían escrito sobre el tema que iba a tratar.

Como digo, no tuve en cuenta la dificultad de hacer filosofía en forma dialógica, porque la premisa, sobre lo que me basaba, era contar algo que crecía en mi interior, sin atender a conceptos filosóficos. El verdadero problema surgió a la hora de plasmar sobre el papel, apelando a la crítica del posible lector, todas aquellas consideraciones que yo había observado a la hora de narrar mis ideas, con la base científica y filosófica que requiere un trabajo de esta índole.

Revista Mito: ¿Cómo definiría usted la conversación entre Marcos y su inconsciente?

Ismael Álvarez: Al margen de las cuestiones filosóficas que se plantean en la conversación, entre ambos, se trata de una exposición tierna y muy cercana entre dos desconocidos, a los que une un destino común. Es un diálogo que aborda todas las preguntas y respuestas que alguna vez nos han surgido, sobretodo, a la hora de pensar en lo que puede depararnos un fatal desenlace. Lo que pretendo en este trabajo es señalar la distinción de niveles que resulta necesaria para una delimitación operativa de la conversación como objeto de la pragmática, pues lo que normalmente se define como tal es en realidad un tipo de conversación, generalmente la conversación cotidiana.

Revista Mito: ¿Considera usted que Diálogo interior ofrece soluciones a los diferentes problemas filosóficos que son planteados a lo largo de la obra?

Ismael Álvarez: Pienso que los problemas que se puedan plantear en un escrito de índole filosófico, tienen en la solución un problema en sí mismos, ya que la filosofía es el estudio de una variedad de problemas fundamentales acerca de cuestiones como la existencia, el conocimiento, la verdad, la moral, o como en este caso, la muerte. Ofrecer soluciones sería descabellado y pretencioso por mi parte, por ello, considero que trata, más bien, de ser un libro de autoayuda en cuestiones tan acuciantes como la religión y el más allá, por lo que de desconocido y misterioso entrañan.

Revista Mito: ¿Existen puntos en común entre Marcos y la protagonista de Diario de una terrorista?

Ismael Álvarez: Existen similitudes entre ambos protagonistas, por la situación apremiante en que se encuentran ante el final de un ciclo vital. Les une a ambos una reflexión previa sobre la existencia, aunque desde distintos puntos de vista, ya que en ambos casos se trata de una situación límite y se solicita el amparo divino ante hechos consumados, como una forma de obtener el perdón o el sosiego para el alma.

Revista Mito: Hablemos de su segunda obra, Diario de una terrorista. ¿Cómo nació este texto?

Ismael Álvarez: Diario de una terrorista no estaba pensado para ser un libro. De hecho no es un diario, cronológicamente hablando, ni tampoco una novela, ya que trata situaciones reales, enmascaradas eso sí, sobre otra apariencia por razones de seguridad y para no desvelar factores que pudieran servir para identificar a los protagonistas, más allá del ámbito policial.

Las circunstancias sobre las que nace este libro, tienen que ver con un profundo conocimiento de la situación vivida por muchos jóvenes vascos, en los años a que se refiere la historia, la manipulación por parte de los sectores nacionalistas para obtener cuotas de poder en aras a pretensiones caducas en el mundo del siglo XXI y, sobretodo, para obtener respuestas a muchas preguntas, por parte de quienes han, hemos, sufrido de la barbarie terrorista.

Revista Mito: ¿Qué factores permitieron que este texto salga a la venta?

Ismael Álvarez: El cese definitivo de la violencia por parte de ETA, ha sido sin duda el factor más importante para publicar una obra de este calado, a pesar de que su contenido no sirva de arma arrojadiza contra nadie, sino más bien, un relato de lo que ha sucedido con muchos jóvenes que, en su momento, se acercaron al marginal mundo del terrorismo etarra.

Revista Mito: En la introducción de la obra usted dice que Diario de una terrorista podría ser definido como una “novela de amor”[1] y de hecho en la novela están presentes todos los tipos de relaciones sentimentales, incluyendo relaciones entre personas del mismo sexo. ¿Cree usted que el amor y la atracción sexual son elementos importantes en la vida de la protagonista?

Ismael Álvarez de Toledo: No creo que el amor o la atracción sexual tuvieran o dejaran de tener una cierta importancia en la formación del carácter de la protagonista, más bien son elementos atenuantes de su conducta. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en el momento a que se refiere la historia, nuestra protagonista está en el paso de la adolescencia a la madurez, y las situaciones a las que se refiere, son las propias de esa edad, en según que condiciones y compañías.

Revista Mito: En las página 35-36, la narradora sugiere la existencia de una relación incestuosa entre Koldo y su hermana Amara ¿Cuál es la función de este tema en la obra?

Ismael Álvarez de Toledo: Como en otros muchos pasajes del libro, la narradora se limita a contar su vida tal y como la ha vivido, sin buscar barniz engañoso o situaciones noveladas para confundir o distraer al lector. El análisis que se desprende tras su lectura, yo opino, que tiene que ver única y exclusivamente con una forma más de entender la sexualidad, como un juego, y probablemente, en el interior de cada uno de los protagonistas tanto el sexo como la violencia, adquirieran estas proporciones.

Revista Mito: ¿Cuál es el papel de Koldo, Anne y Carmen en la vida de la “terrorista narradora”?

Ismael Álvarez de Toledo: Cada uno, en su momento, juega un papel importante en la vida de la protagonista y, en todos los casos, por una carencia afectiva o de soledad por el medio. Los tres ejercen de puntos de apoyo en una conducta que enmarca un carácter débil, propio de personas que tratan de demostrar que no lo son mediante rasgos que esconden esa debilidad, entre los que se puede encontrar el autoritarismo o la violencia. Todos ellos tienen un papel a lo largo de la narración, sin embargo, a los tres les une la característica de servir de soporte a la carencia afectiva y de relación que soporta la protagonista consigo misma.

Revista Mito: ¿Cuál es el papel de la familia?

Ismael Álvarez de Toledo: En este caso concreto, que no se sale de lo común, se trata de una familia de clase media, con una base sólida en la sociedad, lo que sirve para destapar el mito que subyace en la opinión pública e incluso en la política, de que se trata de elementos terroristas provenientes de familias desestructuradas. La familia en este caso juega un papel de despegue absoluto y rechazo frontal –que no social- ante la situación que les señala como familiares de una etarra. Pero como digo, se trata de un caso entre tantos, ya que en la mayoría de ellos, la familia es un soporte más, incluso la moneda de cambio entre unos y otros.

Revista Mito: ¿Por qué decidió relacionar los temas del embarazo no deseado y el aborto con la historia de la protagonista?

Ismael Álvarez de Toledo: A decir verdad, no se trata de una decisión del autor o de una licencia literaria para crear una situación concreta. En este caso, me limito a narrar lo que obtuve de la declaración de la protagonista, en un momento determinado, sin pretender abrir un debate sobre la cuestión del aborto, sino mas bien, como la lógica determinación de una pareja joven, que antepone el nacimiento de un nuevo ser, fruto del amor, a la continuidad de una carrera delictiva.

Revista Mito: ¿Cuál es el significado de la libertad para la protagonista de esta novela?

Ismael Álvarez de Toledo: En el periodo que transcurre la vida de nuestra protagonista, se dan dos situaciones antagónicas sobre el concepto de libertad; una tiene que ver con la existencia de una supuesta opresión sobre un pueblo al que se le impide la autodeterminación sobre el resto de un Estado. La otra tiene que ver con su propia existencia y, la imposibilidad de abandonar la lucha armada. Se trata en todo caso del fundamento metafísico de la libertad interior que tiene como común denominador cualquier otro tipo de libertad individual o colectiva.

Revista Mito: La protagonista de la obra dice que desea “escribir por escribir”. ¿Cuál es la función de la escritura en Diario de una terrorista?

Ismael Álvarez de Toledo: La función de la escritura en manos de la protagonista, es la de servir de válvula de escape ante la imposibilidad de comunicación por otros medios. Escribe porque es lo único que puede hacer. Es el mecanismo de defensa contra quienes le han utilizado y, de alguna manera, el arma con que acusar a instituciones y organizaciones que han permitido durante tantos años esta barbaridad, en un mundo y en un continente civilizado.

Revista Mito: ¿Definiría usted a la “terrorista narradora” como una víctima de ETA?

Ismael Álvarez de Toledo: Desde mi punto de vista, y en este caso concreto, sí que podría calificarse, a la vez, de víctima y verdugo. Soy consciente de que se trata de una definición que no sirve para amparar o atenuar una conducta criminal. Pero si la observación la hacemos desde el punto de vista etimológico, no hay un concepto único de víctima, sino que se trata de la causa o efecto con que se defina el término.

Revista Mito: ¿Qué papel desempeña la iglesia en la novela? ¿Podría hablarnos del  padre Xavier?

Ismael Álvarez de Toledo: La Iglesia, en su conjunto, nada tiene que ver en el comportamiento de algunos de sus ministros, -por darles una calificación suave-. En el caso que nos ocupa, llámese padre Xavier o cualquier otro, han sido durante la historia de ETA, el brazo protector e ideológico de la sociedad más radical. En las provincias vascongadas, los ministros de la Iglesia; curas, obispos, etc. Han supuesto un brazo “armado” más contra el Estado, si se puede considerar a las proclamas desde el púlpito como arma. En el caso del padre Xavier, era uno de esos curas metidos a político que apoyaba y justificaba con sus proclamas, y algo más, la muerte de otros seres humanos, como si de un Tribunal de la Inquisición se tratara.

novela

Revista Mito: ¿Existe una conexión entre lengua euskera y la identidad de la terrorista? ¿Cuál es el papel de los maketos que desean convertirse en vascos?

Ismael Álvarez de Toledo: Rotundamente no, sin embargo, desde distintos sectores sí que se ha proclamado como un hecho identitario, que el euskera va aparejado necesariamente a la condición de vasco.

Por otra parte, los maketos, son aquellos ciudadanos provenientes de cualquier otro punto geográfico del Estado Español que viven en las provincias vascas, con lo cual, el hecho de no hablar euskera o de carecer de apellidos vascuences les sitúa en el punto de mira de todo lo indeseable, por lo que muchos de ellos optaron, en su momento, por alinearse a las doctrinas separatistas, como forma de ganar reconocimiento y apoyo dentro de esa sociedad de ideas cavernícolas.

Revista Mito: ¿Qué valor tienen la vida y la muerte para la protagonista de la novela?

Ismael Álvarez de Toledo: A lo largo de la novela, el concepto de la protagonista sobre la vida y la muerte va cambiando, si bien, ella lo percibe como un ultimátum, en todo momento, se mata o se muere, esa es la definición de la existencia que ella explica en la novela, esa es la realidad cruda y dura que se ha vivido en España desde el comienzo de la actividad terrorista de ETA.

Revista Mito: ¿Existe una relación entre el suicidio de la protagonista y su libertad?

Ismael Álvarez de Toledo: El suicidio es una de las acciones voluntarias más difíciles de explicar ya que es una conducta que va en contra de la propia existencia. En este caso concreto, es una forma de obtener la libertad, de escapar de todos los yugos que la han estado sometiendo y, sobretodo, cuando no existe una esperanza más allá de la privación de libertad.

Revista Mito: ¿Piensa usted que la “terrorista narradora” es una mujer idealista?

Ismael Álvarez de Toledo: Pienso que en su primera etapa, dejándose llevar por las acciones propagandísticas de unos y otros, si podría tratarse como idealista, si bien, ocurre con frecuencia, que los idealismos no son mucho más que otra forma de ignorancia.

Revista Mito: ¿Cuáles son sus planes para el futuro?

Ismael Álvarez de Toledo: El futuro inmediato pasa por incorporar Diario de una terrorista a la lista de libros más interesantes y, que su creación haya merecido la pena. El verano próximo presentaré una novela de corte estrictamente policiaco y seguiré alternando mi actividad literaria con el periodismo en diversos medios de comunicación españoles y extranjeros.

Revista Mito: Lamentablemente la entrevista ha terminado. Ha sido muy interesante poder conocer más sobre su persona y su obra.

Ismael Álvarez de Toledo: Nuevamente les reitero mi más sincero agradecimiento, por haberme permitido expresar, por vez primera, y de forma escrita las verdaderas circunstancias que han rodeado a la publicación de ambas obras literarias y apaciguar, de algún modo, la problemática suscitada con Diario de una terrorista.

Acerca de Ismael Álvarez de Toledo

Ismael Álvarez de Toledo (Tomelloso, España, diciembre de 1956) se dedica en exclusiva al periodismo y la literatura, tras ejercer durante más de veinte años como funcionario del Estado. Desde muy joven tiene inquietudes artísticas, escribe cuentos y esbozos literarios. Participa en numerosos encuentros culturales que le permiten desarrollar su capacidad imaginativa e intelectual con jóvenes de la época y, somete a crítica la actualidad política en España, algo que ha venido haciendo en prensa escrita a lo largo de los años. Ha ejercido su labor periodística en varios gabinetes de prensa de la administración. Asiduo colaborador de periódicos y revistas como ABC, Diario Vasco, Tribuna de Albacete, Diario Montañés, Lanza, Pasos, El Ideal de Granada, Canfali, Diario Crítico, etc. Columnista en El Mercurio, La Nación, de Chile, el Caribeño News, el Globo News. Iás Información y Diario Crítico, entre otros. Como comentarista político ha publicado más de setecientos artículos. Es autor, así mismo de numerosos escritos sobre gastronomía y viajes. Diálogo Interior (1994), Diario de una terrorista (2013) son títulos que siguen presentes en los estantes de las librerías, y consolidan una carrera literaria más allá de nuestras fronteras, donde ha recibido importantes galardones literarios. Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Escritores. Coordinador General de Encuentros Literarios. Alcaide de honor del Castillo de Peñafiel, en Valladolid. Medalla Fray Luis de León, del Excmo. Ayuntamiento de Belmonte, en Cuenca.
Esta entrada fue publicada en Archivos 2014, Destacados, Ensayo, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s