Lobos con piel de cordero

Poco le dura al lobo la piel de cordero. Si hace unas semanas se perfilaba como un acto de buena voluntad la manifestación de los asesinos y de sus amigos a favor de los presos de ETA, la realidad de los comunicados actuales que manda la banda asesina, como aviso a navegantes, deja poco margen de duda para los que pensaban que en algún momento la organización terrorista optaría por la paz. Ya en la propia manifestación, apoyada y auspiciada por el PNV, se escucharon gritos a favor de los presos, muchos de ellos asesinos confesos, tratando de engañar una vez más, a los buenistas que postulan por las buenas palabras de una banda criminal, se exhibieron carteles y frases de apoyo al terrorismo, algo que, ahora, le parece poco acertado al presidente del Partido Nacionalista Vasco; Andoni Ortuzar.

3La ambigüedad con que siempre se ha movido el PNV, en lo referente al mundo de ETA y su entorno, pone en tela de juicio la sinceridad con que se muestran algunos dirigentes jeltzales de promover la paz y distanciarse de la violencia etarra, pero sus acciones –aunque no lo quieran- les hace cómplices, una vez más, de ser proclives a los postulados abertzales. Siempre he mantenido que muchos peneuvistas han hecho más daño con sus declaraciones al proceso de paz, que la kale borroka en sus mejores tiempos.

El diario Gara, vocero de la izquierda abertzale, dio a conocer hace unos días, un texto interno de ETA en el que se pone de manifiesto la decisión de abandono irreversible del terrorismo y ofrece detalles de la abrumadora votación interna en la banda favorable a ese abandono, pero lo cierto es que en el mundo abertzale, donde hay cuatro o cinco corrientes internas de decisión, a cual más compleja, no cuaja la idea del abandono total y definitivo de las armas y mucho menos, pedir perdón a las víctimas.

2

Algunos ven en esta postura lógica y humana, un tira y afloja político con el partido de turno en el gobierno, pero el perdón que solicitan las víctimas y sus familiares es un perdón simbólico y reparador, no es político, sino una cuestión más cercana a la ética y la moral de aquellos, que con su comportamiento causaron tanto daño. El sufrimiento injusto de muchas personas, que ni entendían de política, ni de sentimientos nacionalistas, ni de orígenes geográficos, se ha visto mancillado durante muchos años, no ya sólo por los asesinos que causaron tanto dolor y, que en algunos casos, han pagado su fechoría en la cárcel, si no de aquellos que a día de hoy siguen manteniendo las mismas tesis criminales y las de quienes les apoyan desde una perspectiva política que poco tiene que ver con la democracia.

1

Mientras tanto, el mundo nacionalista sigue latiendo a ritmo de partitura que manda ETA en sus comunicados, y los borregos en el monte, confundiendo al personal, disfrazando cada tiempo a lobos con piel de cordero.

Acerca de Ismael Álvarez de Toledo

Ismael Álvarez de Toledo (Tomelloso, España, diciembre de 1956) se dedica en exclusiva al periodismo y la literatura, tras ejercer durante más de veinte años como funcionario del Estado. Desde muy joven tiene inquietudes artísticas, escribe cuentos y esbozos literarios. Participa en numerosos encuentros culturales que le permiten desarrollar su capacidad imaginativa e intelectual con jóvenes de la época y, somete a crítica la actualidad política en España, algo que ha venido haciendo en prensa escrita a lo largo de los años. Ha ejercido su labor periodística en varios gabinetes de prensa de la administración. Asiduo colaborador de periódicos y revistas como ABC, Diario Vasco, Tribuna de Albacete, Diario Montañés, Lanza, Pasos, El Ideal de Granada, Canfali, Diario Crítico, etc. Columnista en El Mercurio, La Nación, de Chile, el Caribeño News, el Globo News. Iás Información y Diario Crítico, entre otros. Como comentarista político ha publicado más de setecientos artículos. Es autor, así mismo de numerosos escritos sobre gastronomía y viajes. Diálogo Interior (1994), Diario de una terrorista (2013) son títulos que siguen presentes en los estantes de las librerías, y consolidan una carrera literaria más allá de nuestras fronteras, donde ha recibido importantes galardones literarios. Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Escritores. Coordinador General de Encuentros Literarios. Alcaide de honor del Castillo de Peñafiel, en Valladolid. Medalla Fray Luis de León, del Excmo. Ayuntamiento de Belmonte, en Cuenca.
Esta entrada fue publicada en Archivos 2014, Destacados, Opinión, Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s