Acoso y derribo

Quiero empezar este artículo de una forma irregular, sin comentar siquiera lo tan trillado de que los tomelloseros somos así o asá, bien sabemos todos, – en nuestro interior- lo que se cuece aunque en ocasiones no queramos reconocer cómo somos los nativos de esta ciudad “mal llamado pueblo” ante lo problemas cotidianos.

Llama poderosamente la atención, al ojo de la calle, la situación de acoso y derribo, tal como reza en el título de este artículo, aún siendo neófito en el arte de escribir. Digo que llama la atención la fórmula empleada por nuestro ayuntamiento para controlar los miles de vehículos que, a diario, se mueven por nuestra ciudad y que hace revivir en una sociedad democrática y de derecho lo que teóricamente es un estado de sitio.

Esta vez le ha tocado el turno a uno de los factores que más sobresalen en nuestra sociedad y del cual “como de casi todo” nos sentimos orgullosos ¿Quién no ha pronunciado nunca antes forasteros más lejos de Alcázar y Argamasilla, que nuestro pueblo es el primero de España, en motor por habitante?

Vespino_Lujo

Pues bien, el ayuntamiento parece querer salir ganando con nuestros pequeños orgullos nacionales y es por eso que de un tiempo a esta parte acosa machaconamente a nuestros vespineros y a nuestros modestos conductores de coches de segunda mano.

Es lamentable ver como nos reímos, porque aunque nos come la rabia nos reímos, cuando el ayuntamiento pone a dos agente motorizados para denunciar a las muchachas que vienen de coser de “anca la ajera”, en su vespino, después de un largo día de trabajo, o cuando le piden la ITV a un vecino que viene de regar melones con su Simca de más de 10 años, o cuando se instalan en la puerta de la Elodia a las dos de la mañana espiando a los vespineros con su libreta en la mano, a ver si dan positivo los polos de fresa, que tan bien preparan.

Además, es tan simple el responsable de estos desmanes, señor Sánchez-Bayton, que además todo hay que decirlo, es el primer jefe de la policía municipal que no es natural de Tomelloso, que se empeña en aumentar día a día y sin ningún claro objetivo el parque municipal de vehículos policiales, digo yo que si no será para hacer le la competencia a los vespineros.

Reflexionemos un poco y mírenlo desde este punto, ¿Han pensado cuántos jóvenes hay en Tomelloso en edades comprendidas entre los catorce y os veintiún años? ¿Cuántos de ellos no tienen moto? Porque lo que es seguro es que aquí, y perdonen la frase “culo veo, culo quiero”. ¿Cuántos de ustedes tienen que pasar la dichosa ITV próximamente? Y aunque a nuestros mayores esto de los vespinos les parezca desorbitado, acuérdense de la época de las guzzis, las vespas o las derbis.

Por favor, señor jefe de la policía municipal, deje a la juventud en paz, que es nuestro futuro, y si no le gusta lo que hay en Tomelloso vuélvase al hangar del que nunca debió salir.

Acerca de Ismael Álvarez de Toledo

Ismael Álvarez de Toledo (Tomelloso, España, diciembre de 1956) se dedica en exclusiva al periodismo y la literatura, tras ejercer durante más de veinte años como funcionario del Estado. Desde muy joven tiene inquietudes artísticas, escribe cuentos y esbozos literarios. Participa en numerosos encuentros culturales que le permiten desarrollar su capacidad imaginativa e intelectual con jóvenes de la época y, somete a crítica la actualidad política en España, algo que ha venido haciendo en prensa escrita a lo largo de los años. Ha ejercido su labor periodística en varios gabinetes de prensa de la administración. Asiduo colaborador de periódicos y revistas como ABC, Diario Vasco, Tribuna de Albacete, Diario Montañés, Lanza, Pasos, El Ideal de Granada, Canfali, Diario Crítico, etc. Columnista en El Mercurio, La Nación, de Chile, el Caribeño News, el Globo News. Iás Información y Diario Crítico, entre otros. Como comentarista político ha publicado más de setecientos artículos. Es autor, así mismo de numerosos escritos sobre gastronomía y viajes. Diálogo Interior (1994), Diario de una terrorista (2013) son títulos que siguen presentes en los estantes de las librerías, y consolidan una carrera literaria más allá de nuestras fronteras, donde ha recibido importantes galardones literarios. Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Escritores. Coordinador General de Encuentros Literarios. Alcaide de honor del Castillo de Peñafiel, en Valladolid. Medalla Fray Luis de León, del Excmo. Ayuntamiento de Belmonte, en Cuenca.
Esta entrada fue publicada en Archivos 1988, Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s