¡Taxistas!

No suelo escribir artículos de opinión que no contengan un interés general o sean actualidad. Da lo mismo que el contenido sea político, que son los más, o literario, que deberían ser los más y son los menos. Pero hoy, viendo las noticias y recordando otros sucesos acaecidos con taxistas, me ha venido a la memoria un antiguo vecino que era taxista, o quizá lo siga siendo. Y esta es la historia que les quiero contar, para en todo o en parte, entender las lamentables imágenes que hemos visto por televisión, de agresiones a conductores profesionales y a vehículos carísimos, por parte de desalmados, que dicen ser taxistas, pero que me recuerdan a los matones de las mafias del este, y a los chulos de cabaret barato.

MzsgLQLX

Mi vecino se llamaba Mariano y era extremeño. En los años ochenta y noventa no había tanta crisis como ahora y todo pasaba más desapercibido. Por la mañana trabajaba de chófer en el Parque Móvil, que era el que surtía de vehículos oficiales a todos los ministerios y, por la tarde, trabajaba el taxi que había comprado con la venta de unas tierras en su pueblo natal. Lo compartía con un bombero, para hacer más rentable el uso del vehículo y la licencia, trabajando en dos turnos. Mariano esperaba el relevo en el bar que había debajo de casa, mientras tomábamos unas cervezas, y con la segunda ronda, empezaba a contar las anécdotas del día. Esas anécdotas que han ido quedando en la memoria de los usuarios del taxi, sobretodo, de los turistas que nos visitaban y acababan recorriendo media ciudad.

Mariano, con la simpleza que caracteriza al pícaro español, tan retratado y descrito en la literatura, contaba sin censura alguna, el “paseo” que le había dado a unos guiris que venían de turismo, y lo hacía dejando a los turistas por tontos y a él por listo. Contaba lo fácil que era sacarte unas pesetas llevando a los clientes a determinados hoteles, pensiones o apartamentos, donde había un acuerdo tácito con el personal para encarecer los precios. Contaba, sin ningún rubor, tantas y tantas cosas, que Mariano se crecía ante la cara de asombro de los tertulianos, como si aquello que hacía él y los de su gremio, fuera de lo más normal del mundo.

144615_mani_taxi_contra_vtc_KR_9651

Mariano contaba, abiertamente, cómo operaba la “mafia” del taxi en el aeropuerto. Los que se pasaban el día jugando a las cartas en espera de una buena carrera. Una de esas que te arreglan el mes y, cuando la conseguían, entre compinches, se saltaban el turno, ante la mirada atónita de los compañeros honrados, y se llevaban el pastel. Por contar, Mariano contaba de todo, incluso que pedían un taxi para un conocido locutor de radio, con la advertencia explícita de que el taxista no escuchara Radio Olé.

Quiero decir que mi vecino Mariano, sin saberlo, faltaba a las más elementales normas de lo que debe ser un servicio público. Qué contándonos aquellas cosas, nos ponía sobre alerta de un trabajo digno que dañan unos pocos, y pagan justos por pecadores. De un servicio que en la ciudad de Madrid tiene más de quince mil licencias, repartidas en varias asociaciones de radio teléfono, que son los más cuidadosos y esmerados, pero que también tiene un alto porcentaje de individuos a los que no les importa hacer huelga y fastidiar al usuario, porque trabajan en otra parte y las ganancias del taxi suelen ser un extra. Esos, los menos, son los que suelen llevar la voz cantante en las reivindicaciones y protestas, entre otras cosas, porque no les afecta el sueldo. Esos, los menos, son los que se sienten molestos con los compañeros que destapan sus movidas y chanchullos, los que dan mala imagen al sector, qué cada día más los usuarios se decanten por el servicio que prestan las compañías de nueva implantación.

Cabify_SOHOb-dm-700px-dm-700px

Esas compañías a las que les solicitas el servicio vía app y te recogen en el domicilio o trabajo con un coche nuevo y limpio, con un chófer elegantemente vestido, y un precio pactado por el trayecto, sin vueltas ni aventuras. Sin taxistas con olor a tabaco o sudor, con bermudas de camuflaje y barba de tres días. Taxistas que no se saben el “catecismo”, como se llamaba antes a la guía de Madrid, y se tiran una hora para encontrar un itinerario. Taxistas que no quieren que un servicio nuevo y eficaz les arrebate el chollo y la impunidad con que tratan a los clientes.

Estoy seguro que las plataformas del nuevo servicio de taxi, que ya se dan por todo el mundo, han venido para quedarse, para hacer más eficiente un servicio público que pagamos todos, y que deben ser los propios taxistas, los honrados, los que busquen la vía pacífica para integrarse, unos y otros, en un mercado de libre competencia. Y las autoridades, en la misión de que eso se cumpla, de que el servicio de taxi tradicional tenga unas mínimas pautas de civismo en el vestir, como lo hacen los conductores de autobús o metro, porque eso también pone en cuestión la imagen de nuestras ciudades y la Marca España.

Publicado en Opinión, Noticias, Destacados, Archivos 2017 | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

De guardianes de la palabra y la gramática parda

La falta de respeto a nuestro lenguaje, tiene que ver con la crisis de valores que sufre nuestra sociedad actual. A esa falta de respeto se suman otras que conciernen, en su conjunto, a la ética y la moral. Una serie de despropósitos que minan, desde la base, la evolución social de nuestro país, en el que tan denostado se encuentra nuestro lenguaje, debido a influencias extranjeras, y al mal uso que le damos en las redes sociales.

Real-Academia-Espanola-las-dos-caras-de-la-moneda

El lenguaje es la capacidad que tenemos los humanos para usar palabras y combinarlas en frases de forma que puedan comunicar ideas a otras personas. También, de modo inverso, es la comprensión de las palabras emitidas por otras personas para convertirlas en conceptos en nuestras mentes. Existen también otros tipos de lenguaje, como el lenguaje por señas, a través de gestos manuales y faciales, que utilizan las personas sordas para comunicarse. Así pues, el lenguaje es la capacidad de transformar ideas en señales y debe distinguirse de otras capacidades, como el pensamiento, o la capacidad de leer y escribir.

El lenguaje es, también, la capacidad de transformar ideas en señales para comunicarse con otros. Pero el lenguaje es distinto de las ideas. Las personas no piensan solo en las palabras y frases de su lenguaje; el pensamiento puede ocurrir en ausencia de lenguaje. Los niños, las personas afásicas y los humanos adultos normales piensan cuando usan imágenes visuales, conceptos abstractos y otras formas no lingüísticas de pensamiento. Por otra parte, el lenguaje debe distinguirse de la capacidad de leer y escribir. Cuando pensamos, transmitimos una idea sin faltas de ortografía, sin palabras artificiales: pensamos, construimos un concepto, lo desarrollamos pulcramente en nuestro interior. Pero después no sabemos expresar ese pensamiento a través de la palabra o de la escritura, tal y como lo hemos concebido. Es entonces cuando se adultera el pensamiento y se expresa con palabras que nos pueden resultar más fáciles de transmitir, pero que dan una idea poco veraz y errónea del significado y termina siendo algo de difícil comprensión.

CC_2522483_5d4e3ab02c2d40988b890215d41dda01_freddie_mercury_la_rae_yendo_a_peor_cada_vez_thumb_fb

Corregir esas malas costumbres en el lenguaje escrito y preservar la matriz de nuestra lengua es misión de la RAE Real Academia de la Lengua Española, en cuyos estatutos se establece como objetivo fundamental “velar por que la lengua española, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad”. Pero con el debido respeto a las reglas más elementales del uso del idioma.

Sabemos que la lengua es viva y se modifica con el uso. Que aparecen palabras nuevas, particularmente anglicismos adaptados a la ortografía castellana, palabras viejas cuyo significado se pierde en el tiempo o vulgarismos fruto de la expresión oral, y que son, con frecuencia, fuente de sorpresas lingüísticas curiosas. Pero ello, no debe servir para dar patente de corso a todo lo chabacano, a la parte más choni de nuestro vocabulario y convertir la gramática parda en algo cotidiano.

wordcloud-

Cuando escribimos, sobretodo si no se hace de manera profesional, entra dentro de lo normal, o así lo creo, errar en la forma de colocar una coma, un punto, incluso un punto y coma, que no altera en lo sustancial lo que queremos expresar. Pero de ninguna de las maneras se deben aceptar como ordinarias, aquellas palabras que vulgarizan el lenguaje, lo corrompen y desvirtúan, por muy de uso común que pueda llegar a ser.

El lenguaje vulgar no puede formar parte de nuestra vida, ya sea de manera hablada o escrita. El deterioro de los pilares en los que se fundamenta una sociedad moderna y avanzada no pueden ser causa de justificación para vulgarizar el lenguaje, prostituirlo y ser cómplice de ello, porque flaco favor haremos a las generaciones venideras y a quienes, desde tiempos pretéritos, se han esforzado de dotar a la lengua española del esplendor con que siempre ha brillado.

Publicado en Archivos 2017, Ensayo, Literatura, Opinión, Reflexiones | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La cheka de Barcelona

Todo sucede a partir de Barcelona. Y no porque allí residan los dirigentes de la Generalidad, y los políticos de ocasión, sino porque en Barcelona es donde conspiran los instructores de la cheka independentista en su desafío al Estado de derecho. Para quien no haya leído acerca de nuestra siniestra guerra civil, y sus prolegómenos, o simplemente no haya sido de su interés, quiero contarles el paralelismo que existe entre aquellas instalaciones, llamadas chekas, que utilizaban los republicanos, al margen de las leyes, para detener, interrogar, torturar, o juzgar sin garantías, a los que no pensaban como ellos, aunque carecieran de identidad política, y la purga que se está realizando entre los miembros del gobierno catalán y sus responsables políticos, a cuenta de la ilegal convocatoria de un referéndum que nadie quiere, excepto los perro flautas anticapitalistas de la CUP y los que quieren eludir la acción de la justicia, por corruptos.

46534454_062405

Lo que está ocurriendo en el gobierno catalán, y sus órganos afines, nos lleva a recordar las purgas del otro lado del telón de acero en tiempos de la guerra fría. Es el más puro estilo de purga estalinista que se ha dado en Europa en época reciente, donde se elimina sistemáticamente a todo aquel que lleva la contraria al líder, o no se hace eco de las proclamas que inducen a desobedecer la Constitución y las Leyes de un Estado democrático: Políticos, periodistas, empresarios, nadie se libra de la criba que señalan y condenan los dirigentes de la cheka.

El riesgo que corre Puigdemont, presionado por sus socios y sucios compañeros en la deriva secesionista, es que el resultado de la purga se vuelva contra el, ya que al tratar de bunkerizar el procés pisando cadáveres políticos de sus afines, más que un bloqueo identitario consiga unos enemigos más fuertes en la agonizante legislatura que se avecina. Sea como fuere, el recuerdo de las chekas en España y las purgas estalinistas en la Unión Soviética, no tienen cabida en una parte de la Europa del Siglo XXI.

Artur-Neus-Monte-Francesc-Parlamento_851324863_182324_1020x574

Todo el mundo sabe que en Cataluña no se va a celebrar absolutamente nada que sea vinculante para el futuro inmediato de los catalanes no independentistas, tampoco para estos últimos. Y aunque a veces nos asalta nuestro carácter latino y el lado más visceral, y queremos la resolución de las cosas inmediatamente, el gobierno de la Nación, con el que no tengo simpatía ni afinidad, está haciendo las cosas como se deben hacer; cumpliendo plazos, sin alteraciones ni exabruptos en sus declaraciones, como corresponde a quien tiene la razón y la fuerza.

Parece mentira que a estas alturas de la película, y suponiéndole al personal una cultura e información más que digna, no se hayan percatado aún, de que los territorios que conforman el Estado Español, no tienen más fronteras que las naturales con nuestros vecinos de Francia y Portugal. Que así ha sido durante siglos, merced al trabajo, voluntad y sangre de los que nos precedieron, y que así debe seguir siendo, para engrandecimiento de la Patria; la de los que llamamos a España, Patria, y la de los que la repudian porque son así de tontos, que le vamos hacer.

Munte-Jane-Ruiz-consellers-julio2017-EFE

Si alguien tiene en su cabeza la idea de que España es divisible, y de que cada uno puede llevarse su trocito correspondiente donde le apetezca, está muy equivocado. Los españoles vivimos de “alquiler” en el espacio que, precisamente, unos antepasados se esmeraron en unir para hacernos más fuertes, independientemente de que cada uno de nosotros seamos de un padre y una madre, y algunos ni eso, y que la cuestión de la soberanía nacional reside en el conjunto de los ciudadanos, sean de donde sean, pero observando el detalle de que el usufructo sobre el territorio no nos compete a ninguno de nosotros, sino que es del Estado. Ese mismo Estado del que todos nos beneficiamos, para bien o para mal, pero de acuerdo a normas democráticas, nunca por la imposición, purgas o chekas de unos pocos, que se creen con más derechos que el resto.

Publicado en Archivos 2017, Opinión, Política | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La sociedad dormida

No seré yo el que ponga en cuestión cualquier homenaje que se realice a las víctimas del terrorismo de ETA, venga de donde venga, entre otras cosas porque es algo que me ha tocado muy de cerca. Pero también, porque es una forma de mantener viva, aunque sea en el recuerdo, la memoria de todos y cada uno de los vilmente asesinados, además de por las balas y las bombas etarras, por el silencio de sus cómplices, de los políticos del momento, incluso por una sociedad dormida a la que le dio igual, durante muchos años, que las víctimas fueran servidores públicos, por el mero hecho de llevar un uniforme.

eta2

Los que en aquellos años de plomo vestíamos uniforme, estábamos plenamente convencidos de que el terrorismo aflojaría, y se plantearían soluciones, en el momento que las balas se dirigiesen para otro lado, en el momento que cada uno de los asesinados tuviera mayor repercusión social que los simples guardias y policías, que buscando en la vocación de servir un medio de vida, eran enviados al País Vasco sin ninguna garantía de resolución de un conflicto político que nadie estaba dispuesto a mediar.

Podría entrar en muchos detalles de todo aquello, detalles que amplío en mi libro Diario de una terrorista, pero no es el lugar. En cambio si que quiero hacer una llamada de atención sobre el silencio que se producía en la sociedad, el mutismo de muchos políticos y la poca implicación de los medios de comunicación, que cambiaron sustancialmente de actitud cuando las víctimas, en lugar de llevar uniforme verde o marrón, y se las identificaba por su profesión, pasaron a tener nombre y apellidos y un partido político que los respaldaba.

victimas-hipercor--644x362

Se que mis palabras escritas pueden tener más detractores que adeptos, y que pueden levantar ampollas y discrepancias, por supuesto. Pero no por ello están cargadas de menos razón. Por desgracia, en nuestro país, somos más de reivindicaciones individuales que colectivas, también nos ocurre cuando se trata de denostar a alguien, como si nuestra crítica tuviera necesariamente que tener un destinatario.

Cuando se acaba de cumplir el veinte aniversario del vil asesinato de Miguel Ángel Blanco, y la repercusión mediática y política que ha tenido, no puedo dejar de pensar en las otras víctimas del terrorismo, también, por supuesto, de los civiles; mujeres y niños, de los que se habla aún menos. Y a uno le da la impresión de que hasta en la forma empezara de tratar una cosa y otras, hay una diferencia abismal, de la que tienen mucho que decir los medios de comunicación y esta sociedad dormida, que sólo despierta cuando se la instiga mediáticamente.

Desde mi fuero interno, y con el máximo respeto a lo que representa para la sociedad española la figura de Miguel Ángel Blanco, pienso si se obraría de igual manera, si esta víctima; una más, hubiera llevado uniforme, en lugar de pertenecer a un determinado partido político. Si los medios de comunicación no hubieran alentado a las masas para buscar un héroe concreto, dentro de la barbaridad que ya había sobrepasado los límites de lo coherente muchos años antes.

Diego-Torrente-Reverte-ETA-Pamplona_TINIMA20131108_1050_1

Puede que tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco, se despejaran muchas incógnitas, que la sociedad dormida por fin a reaccionar, e incluyo a la sociedad vasca, de la que habría que hacer un resumen aparte. Como digo, puede que hace veinte años se dieran las circunstancias para buscar soluciones al terrorismo, que antes no se habían dado, puede que todos y cada uno de nosotros sintiéramos especialmente el terrible suceso que acababa de ocurrir. Pero en cada homenaje que no se hace a las otras víctimas del terrorismo, estamos dejando un tremendo olvido, un vacío irreparable, un héroe incógnito, porque la muerte no es muerte mientras permanece el recuerdo, y ello supone dar margen a los asesinos de esos héroes, porque ni la víctima tiene nombre ni apellidos, ni el asesino tampoco.

La sociedad española, en su conjunto, salvo ligeras excepciones, ha estado muchos años dormida e impasible ante lo que estaba sucediendo, como si los dramáticos sucesos que se contaban a diario en las televisiones se produjeran a miles de kilómetros de nuestras casas, por eso, desde aquí, desde estas líneas, mi reconocimiento a Miguel Ángel Blanco, porque con su martirio, la sociedad civil pudo despertar, y las otras víctimas, las incógnitas, dejaron de ser menos.

Publicado en Archivos 2017, Noticias, Opinión, Política | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Navarra no es Vasconia

No tengo constancia de que exista algún país democrático que, al margen de los EEUU, tenga una Ley Patriótica que sirva para sancionar conductas que atenten contra los símbolos del Estado y los actos que redunden en perjuicio de lo anterior. Si bien, el objetivo de esa Ley es ampliar la capacidad de control del Estado en aras de combatir el terrorismo, mejorando la capacidad de las distintas agencias de seguridad estadounidenses al coordinarlas y dotarlas de mayores poderes de vigilancia contra este tipo de delitos, lo cierto, es que se viene aplicando por los diferentes estados contra aquellos ciudadanos que desprestigian sus símbolos nacionales, entre los que se cuentan la quema de la bandera de las barras y estrellas.

Manifestacion-Pamplona-Navarra-foral-espanola_ECDIMA20141023_0005_16

En España, como carecemos de ese sentimiento patriótico, ya se ha hecho costumbre quemar la bandera que nos identifica como ciudadanos españoles, el retrato del Jefe del Estado, o la pitada al Himno Nacional, algo que en cualquier país de nuestro entorno, de los que tanto nos fijamos para lo que nos conviene, estaría penado o muy mal visto. Pero lejos de ponerme a valorar el modo en que cada uno percibe el sentimiento nacional hacia su país, hacia sus convecinos, incluso hacia los del rellano de su escalera, quiero destacar el hecho de quienes son traidores hacia ellos mismos.

Qué un ciudadano amparado en un colectivo y en la libertad de expresión que le otorga el vivir en un país democrático, se mofe, insulte o menosprecie los símbolos que son de todos, dice mucho de su catadura moral como individuo que vive entre personas civilizadas que no piensan como él. Pero cuando esa actitud la lleva a cabo un servidor público, debería ser sancionado de la forma más contundente posible, incluso apartado de su cargo de manera fulminante, por traición a los ciudadanos que representa y al Estado, Comunidad o Ayuntamiento al que sirve.

1373092033_g_0

Eso es lo que ocurre en la Comunidad Foral de Navarra donde, unos pocos ciudadanos, se dedican a mancillar los símbolos y costumbres de una de las tierras más nobles y antiguas del Estado Español, para confundir a las nuevas generaciones con una historia inventada, donde los que no son nadie, se ven algo, y los que fueron son y serán, se ven abducidos por símbolos y banderas que no les son propias.

Debería existir una Ley que penara la traición. Sobretodo las de los cargos públicos que prevarican y se saltan a la torera las leyes que nos rigen a todos. Pero sobre esa Ley, debería existir la del desprecio más absoluto de los navarros hacia quienes los quieren hacer vascos a la fuerza, por imposición de símbolos, de lengua, de banderas.

Navarra vive una dicotomía exacerbada, entre lo que es y en lo que la están convirtiendo los sanguinarios y violentos vecinos del norte, quienes a punta de pistola y al más puro estilo mafioso, han ido secuestrando voluntades, para apropiarse de ayuntamientos e instituciones, arropados por traidores que defecan en la historia de este noble pueblo, lo arrinconan y someten un día sí y otro también.

58

Navarra, desde los tiempos de Iñigo Arista, ha sido una pieza fundamental en la construcción del Estado Español. Podría decirse, incluso, que no se entendería la Historia de España sin Navarra, sin la particularidad de su territorio, sin la calurosa afectividad de sus gentes, mucho antes de que los traidores asumieran las instituciones y convirtieran a esta noble Comunidad Foral, en la despensa del independentismo vasco, en la cantera de un despropósito que ya por viejo queda obsoleto.

Los navarros son sabios, tranquilos, trabajadores, pero nunca resignados, y lo que la crisis económica ha traído políticamente a estas tierras, se marchará por donde ha venido, aunque los traidores al pueblo navarro se queden dentro. Esos traidores que aprovechan Sanfermines para exhibir símbolos, banderas y panfletos de otro lugar. Traidores que tratan de confundir a turistas y nacionales de que se hayan en algún lugar de la vasconia arrasada por el terrorismo etarra, en lugar de la noble Navarra que cuenta la jota creada para los hermanos Anoz, por Ignacio Román y Rafael Jaén.

1499334758_400875_1499334832_album_normal

Publicado en Archivos 2017, Noticias, Opinión, Política | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Todos y todas, tontos y tontas

Seguramente haya temas mucho más interesantes sobre los que tratar en un artículo de opinión, que referirme a las inusitadas ansias con que vuelve, junto al triunfo de Pedro Sánchez en el PSOE, la estupidez supina del uso del sustantivo, tan innecesario y mal empleado desde el punto de vista lingüístico. Porque como nos recuerda la Real Academia de la Lengua, que digo yo que alguna autoridad tendrá en esto, en los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos.

00

En cualquier acto público donde intervienen políticos, que son casi todos, se hace uso de la condición de izquierdas utilizando desproporcionadamente el femenino, como si fuera un plus o una forma de expresión que les considera más modernos, más en sintonía con los problemas de igualdad que existen entre hombres y mujeres, y no sólo en el plano laboral. Cuánto más de izquierda se considere el orador, más empleará el término femenino. Lo que ocurre, es que en ocasiones puede resultar adecuado, en otras cómico y en las más, extravagante. Sobretodo en esas alocuciones, donde se quiere quedar bien al nombrar a todos y a todas, y se mete la pata hasta el corvejón: sra. jueza, sra. notaria, sra. médica, sra. concejala, y así un sinfín de patochadas que únicamente sirven para arrancar la sorpresa y la risa del graderío.

Todas-y-todos-CHICO

Y es que el despropósito y la simpleza no tienen freno a la hora de utilizar las acepciones en el lenguaje para lograr que se eliminen los estereotipos que puedan considerarse machistas. Por lo que recurriendo, nuevamente, a la RAE, nos dice que, la mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto. Pero la actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones políticas y otras consideraciones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse las repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y que complican innecesariamente la redacción y la lectura de los textos.

Si muchos de los oradores de esta nueva hornada de políticos, la mayoría sin estudios, hubieran estudiado lengua, sabrían que, el uso genérico del masculino se basa en su condición de término no marcado en la oposición masculino/femenino. Por ello, es incorrecto emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto.

diccionario-rae-830x550

Se me ocurren mejores formas de dotar a la mujer en igualdad de medios y oportunidades, que al hombre, que haciendo un uso desproporcionado del sustantivo. Por ejemplo, igualdad salarial, igualdad en puestos de promoción interna en el trabajo, igualdad de derechos en las parejas donde uno de los dos miembros no es contribuyente, y se obvia el trabajo doméstico. Creo sinceramente que en materia de igualdad entre sexos, hay mucha más cera que cortar que la de llevar al esperpento lingüístico nuestro rico idioma. No alcanzo a imaginar si los afamados escritores, tantos a lo largo de la historia, viesen el uso diabólico que se le da a la lengua española, tendrían una buena opinión de lo mucho que ha llegado a degenerar la sociedad española, como para corromper la lengua más rica y más extendida en nuestro planeta. Pero así es la vida, la nuestra, la de todos y todas, la de tontos y tontas, que al menos en esta última si tiene lógica.

 

Publicado en Archivos 2017, Opinión, Reflexiones | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Del PSOE al PPSOE y viceversa

Nunca antes habíamos asistido a un enfrentamiento tan crudo en las filas del PSOE como el protagonizado en el debate “a tres” del pasado 15 de mayo. Ni siquiera en los momentos previos al golpe de estado contra Pedro Sánchez y la patética intervención de Verónica Pérez, aquella desconocida que se hizo famosa por su cutre imitación del intento golpista del 23-F, con la frase de aquí la única autoridad soy yo, sin pistola ni tricornio, pero con la misma soberbia y cara de mala leche.

Digo que nunca antes se había vivido algo así, porque nunca antes había estado tan en juego el modelo de izquierdas que representa para el PSOE la candidatura de Pedro Sánchez. Vaya como adelanto, que no me identifico con ninguno de los aspirantes al trono socialista, y que lo único que esgrimo en mi opinión periodística es, la inquietud de muchos militantes que observan como el Partido Socialista que maneja la “gestora” de Susana Díaz, se inclina a la derecha más que Ciudadanos o el propio PP.

1

El debate no ha sido tan importante para la resolución de los problemas que afectan al socialismo español, como puede ser la definición de sus siglas, porque según quien lleve el timón de la Secretaría General, así estaremos ante el PPSOE que quieren los barones, el Partido Popular y el IBEX35, o el modelo socialista con el que siempre se han identificado los militantes que se proclaman socialistas con la boca llena; rojos de toda la vida. Los que aspiran a un modelo más equitativo en el reparto de la riqueza en España, y a un mayor control de las cuentas públicas, que sigan proporcionando mejoras salariales, pensiones y bienestar social. Un modelo que identifica al socialista de calle, al trabajador, y que poco o nada tiene que ver con los nuevos ricos, con los barones de las puertas giratorias y la clase acomodada que tiene barcos y chalet, y una chaqueta de pana para el día 1 de mayo.

Ya no se trata de quién va a conseguir la Secretaria General del Partido Socialista, si no del modelo de partido que representan uno u otra. De qué tipo de políticas vamos a tratar a partir de ahora. Un modelo claramente rupturista con las políticas del PP, que acabe con la mala gestión de Mariano Rajoy y la precariedad salarial, o un modelo de complacencia -como hasta ahora- donde la fuerza reivindicativa se les escapa por la boca y luego pactan o se abstienen, sumisamente, a favor del candidato del PP.

1431779444_287659_1431785530_noticia_fotograma

Los militantes tienen la palabra el día 21 de mayo, y del resultado se conocerá si el PSOE sigue siendo PPSOE o viceversa. Los militantes no solo van a elegir un Secretario General, sino el futuro próximo para un partido desestructurado, un partido fracturado en varios pedazos, incapaz de ser alternativa de gobierno en España. Pero lo más importante, a mi juicio, es que quienes emitan su voto tengan presente a la hora de hacerlo, que militan en un Partido de izquierdas, que miles de españoles, antes que ellos, se han dejado la piel por reivindicar ideas y políticas de izquierdas, y que socialismo es el que practican a diario los trabajadores de éste país, y no los estómagos agradecidos que viven en lujosas mansiones a costa de llamarse socialistas, derrochando el dinero de los españoles en comilonas y viajes, en grandes fastos organizados por los empresarios.

Susana Díaz o Pedro Sánchez, dos candidatos a elegir. PPSOE contra PSOE o viceversa, dos modelos tan diferentes como la vida misma. Dos caras de la misma moneda en el bolsillo de los militantes. Probablemente la candidata favorita del PP y de los empresarios pueda obtener más beneficios para el Partido, pero nunca podrá beneficiar a la clase obrera oprimida por una crisis auspiciada por los ricos.

Publicado en Archivos 2017, Noticias, Opinión, Política | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario